Yeshúa, siervo del mundo en esta fiesta de Janucá

 

Yeshúa dijo: Porque, ¿quién es más importante, el que está a la mesa o el que sirveLucas 22:27

De la misma manera como el sol se pone este domingo, comienzan los ocho días del festival de Janucá! Menoras especiales aparecerán en los marcos de las ventanas de las casas de muchos creyentes, iluminando sus luces brillantes durante ocho días y noches completos.

Esta menorá se llama Januquiá, que tiene nueve ramas en lugar de las siete que se encuentran en el templo de la Menorá.


La primera luz a la izquierda de esta Januquiá es el Shamash, que se levanta mas alto.
Todas las otros ocho se encienden para la octava noche de Janucá.

La novena rama es muy especial porque sostiene la vela sirviente, o Shamash, en hebreo, que se usa para encender las otras ocho velas.

La vela Shamash nos recuerda que Yeshúa vino no solo como la Luz de Di-s, nuestro Mesías y Salvador, sino que vino a servirnos:

“Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” (Marcos 10:45).

Al observar de cerca esta novena vela, nos ayudará a profundizar nuestra comprensión y aprecio por quién es Yeshúa y por lo que Él ha hecho por nosotros.


De la misma manera como el la novena rama de la Januquiá es especial,
nuestro Mesías Yeshúa fue profetizado para ser una rama especial
de la casa de David (Isaías 11:1 y Jeremías 23:5).

Yeshúa, sirviendo como el Hijo de Di-s en semejanza humana

¡Yeshúa, el Hijo de Di-s, llegó a la tierra como un niño, nacido en una habitación reservada para animales!

“Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.” (Filipenses 2:7)

Vivió con seres humanos pecaminosos, lloró con ellos, comió con ellos y razonó con ellos.

Y lo hizo todo para servirnos, al igual que cuando asumió el papel de Rabino (en español, maestro de la Torá).


Una mujer usa el Shamash o la vela de servicio para encender cuatro velas para la cuarta noche de Janucá.
En la primera noche, solo una vela es encendida por el Shamash y permanece encendida hasta que se queme.
En la segunda noche, dos velas son encendidas por el Shamash, y así sucesivamente.

Yeshúa, sirviendo como maestro

“Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy.” (Juan 13:13)

Como maestro, el Rabino Yeshúa (como lo llamaban a veces sus discípulos) pasó más de tres años enseñando a las personas cómo amar a su prójimo al curarlos tanto física como espiritualmente.

También les enseñó en parábolas y prosa para saber la diferencia entre el reino de Di-s y las tradiciones de la religión.

Las multitudes se asombraron de su enseñanza “porque enseñó como alguien que tenía autoridad, y no como sus maestros de la ley” (Mateo 7:29).

Y aún más sorprendente que su estilo de enseñanza con autoridad, Yeshúa les enseñó a los discípulos que podían hacer obras aún más grandes que las que Él había hecho:

“En verdad les digo, el que cree en Mí hará las obras que he estado haciendo, y ellos harán cosas aún más grandes que estas, porque voy al Padre” (Juan 14:12; Mateo 21:21).

Esta verdad es una de las enseñanzas de Yeshúa más pasadas por alto, pero es el objetivo final de todo gran Shamash.

Perseguir ese objetivo en la santidad es otro rasgo de un gran Shamash.


Yeshúa (Jesús) camina en el pórtico de Salomón durante Janucá (la fiesta de Dedicación),
como se menciona en Juan 10: 22–23

Yeshúa, sirviendo en santidad

“El Padre puso todas las cosas bajo su poder” (Juan 13:3), y con toda esa autoridad a su disposición, Yeshúa puso ante nosotros su modelo de liderazgo.

Vertió agua sobre los pies de sus discípulos, diciendo:

“Ningún siervo es más grande que su amo” (Juan 13:16) y “el más grande de entre ustedes debe ser el siervo de todos” (Mateo 20:26; Marcos 10:43; Lucas 22:26).

Del mismo modo, el Shamash (siervo) es el que se da a sí mismo por el bien de los demás.

Por ejemplo, la primera de las ocho velas no debe usarse para encender las otras porque esto disminuye su luz.

Pero el Shamash está siempre listo para servir.

De hecho, esta vela recibe su nombre de la persona que se desempeña en una sinagoga como jefe de personal, portero, servidor o asistente.

Vemos el Shamash servir en una sinagoga de Nazaret donde Yeshúa lee de un rollo de la Torá.

“Luego, enrolló el rollo, se lo devolvió al ayudante [Shamash] y se sentó”. (Lucas 4:20)


A menudo, un padre asume un papel de tipo Shamash durante la primera lectura de la Torá
de su hijo en su Bar Mitzvá.

Ser un Shamash es un privilegio, por lo que a esta persona también se le conoce como meshamesh bakodesh (alguien que sirve en la santidad). Mashbak para abreviar.

Ser santo es separarse del mundo de una manera que apunta a las personas hacia Di-s, glorificándolo solo a Él.

Es algo similar a cómo la vela Shamash se separa de las otras velas, para mantener sus llamas vivas.

Se necesita una gran cantidad de trabajo para ser santo a fin de separar la propia vida para que otros puedan pasar la eternidad con Di-s.

¡Y esto es precisamente lo que Yeshúa vino a hacer por nosotros! También debemos seguir sus pasos de santidad.


Una Januquiá con la vela Shamash colocada más abajo que las otras ocho velas.

Yeshúa, Sirviendo en Sufrimiento

En algunas Januquiot como la de arriba, el Shamash se coloca más bajo que las otras velas. Esto nos ayuda a pensar acerca de un verso en Isaías 53:

“Creció en su presencia como vástago tierno, como raíz de tierra seca. No había en él belleza ni majestad alguna; su aspecto no era atractivo y nada en su apariencia lo hacía deseable. Despreciado y rechazado por los hombres, varón de dolores, hecho para el sufrimiento. Todos evitaban mirarlo; fue despreciado, y no lo estimamos.”(Isaías 53:2–3)

Como nuestro Shamash, Yeshúa también fue puesto bajo, entregando su vida por nosotros y por todo el mundo para redimirnos, convirtiendo nuestra oscuridad en luz.

Una enseñanza judía jasídica lo expresa de esta manera: “Debido a que el Shamash se baja a sí mismo para servir a los demás, termina con una posición exaltada sobre la Januquiá “. – (Mazornet)

Esta idea suena como otro pasaje en Isaías 53:

Después de tanta aflicción verá la luz, y quedará satisfecho al saberlo; el justo siervo del Señor liberará a muchos, pues cargará con la maldad de ellos. Por eso Di-s le dará un lugar entre los grandesy con los poderosos participará del triunfo, porque se entregó a la muerte y fue contado entre los malvados, cuando en realidad cargó con los pecados de muchos e intercedió por los pecadores.” (Isaías 53:11–12)

Al llevar nuestras iniquidades, Yeshúa también asumió el rol de mediador entre nosotros y Di-s, el único mediador que necesitamos.


La ejecución romana de estaca.

Yeshúa, sirviendo como nuestro único mediador

En los días del Templo, los sacerdotes (Cohen) no eran las únicas personas que podían encender la Menorá.

Los laicos también podían encenderla, pero no se les permitía entrar al santuario. Entonces, ¿qué podían hacer?

Un largo palo de Shamash sirvió como una solución.

El poste que los laicos usaban para iluminar la Menorá del Templo (y los sacerdotes que encendieron la Menorá) eran imágenes de Yeshúa, quien, como nuestro Mediador, unió la brecha entre nosotros y un Di-s santo (1 Timoteo 2:5).

Incluso ahora en su estado glorificado, Yeshúa es nuestro Sumo Sacerdote que vive para interceder por nosotros ante el Padre (Hebreos 7:24–25).

“Nos convenía tener un sumo sacerdote así: santo, irreprochable, puro, apartado de los pecadores y exaltado sobre los cielos.” (Hebreos 7:26)

Sirviendo como nuestro Mediador, Yeshúa nos invita a echar nuestras preocupaciones sobre Él, porque su yugo es fácil y su carga es liviana (1 Pedro 5:7; Mateo 11:28–29).

 


Una reconstrucción (por el Instituto del Templo en Jerusalén) de la menorá de siete brazos
que se sentaba en el templo de Jerusalén. Cuando solo había suficiente aceite para durar un día,
milagrosamente duró prendida durante ocho días, de acuerdo con la historia en 1 y 2 del libro de macabeos.

Yeshúa, sirviendo como la Luz Eterna

Cuando Di-s instituyó la luz de la Menorá en el Tabernáculo, dijo que nunca debía apagarse.

De manera similar, la luz de Yeshúa es eterna, iluminando el Cielo mismo (Apocalipsis 21:23).

En la Januquiá, si una de las ocho luces se apaga, el Shamash se levanta nuevamente para volver a encenderla.

Cuando estamos parpadeando en nuestras vidas, el Señor Yeshúa quiere reponer esa luz. Como dice el apóstol Juan, Yeshúa es “la verdadera Luz que ilumina a todo hombre” (Juan 1:9)

Incluso si tu luz se apaga, puedes venir a Yeshúa para reavivarse y brillar de nuevo.

Él dijo: “Yo soy la luz del mundo. Quienquiera que me siga, nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. (Juan 8:12)

Janucá, que significa dedicación, es el momento perfecto para volver a dedicar nuestras vidas y pedir su reavivamiento. Como el apóstol Pablo le dijo a Timoteo:

“Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Di-s que recibiste cuando te impuse las manos.” (2 Timoteo 1:6)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *