El Libro de Rut: ¿Por qué se lee esta historia en Shavuot? Parte 3

Veamos una vez más la historia de Avram y Najor. Hay tres hermanos viviendo juntos. Uno de ellos muere; él muere joven, estando su padre con vida. Inmediatamente después de su muerte, vayikaj Avram v’Najor lahem nashim – los dos hermanos sobrevivientes, Avram y Najor, se pusieron en acción, casándose con las hijas del difunto, aparentemente, en un acto de Proto-yibum. ¿Cuál es el propósito del yibum (levirato) según la Torá? Como lo describe Sefer D´varim, v’lo yimja shmo misrael– “que su nombre no sea borrado”. Es un intento de perpetuar el legado, es exactamente de lo que se trataba la Torre con solo una pequeña diferencia que tiene un gran impacto; no se trata de construir tu propio nombre, sino de construir el nombre de tu hermano.

Cuando me preocupo por hacerme el desayuno en la cama todas las mañanas, lo llamamos “narcisista”. Cuando preparo el desayuno en la cama para mi esposa, lo llamamos “amor”. Si mi hermano murió, murió antes de tiempo y la tragedia se agrava porque no tuvo hijos, no hay nadie que pueda llevar su nombre, que pueda continuar su legado en el mundo; hay un acto de bondad suprema que puedo emprender. ¿Quién es la persona más vulnerable del mundo? La persona más vulnerable es una persona muerta. Los muertos todavía tienen intereses, pero no pueden cuidarlos porque ya no están vivos. ¿Quién es la persona más cercana al mundo para ti? Tu hermano. ¿Cuál es el obsequio personal más precioso que puedas dar a alguien? Sería el regalo de un hijo; compartiendo su propio legado biológico.

Cuando la persona más vulnerable es la persona más cercana a usted en todo el mundo, su hermano, y usted comparten el regalo personal más valioso del mundo, su propio legado, este es el mayor acto de jesed (bondad), de amabilidad, imaginable . Es la contraparte perfecta de la Torre. En la comunidad más grande imaginable, el mundo se unió para construir la Torre, fue un intento narcisista de promover su propio nombre. Ahora, en la próxima historia, la comunidad más pequeña imaginable, Avram y Sarai, Najor y Milca; hombre y mujer, hombre y mujer, se unen y comparten lo que por derecho sería suyo, el hijo que vendría de ellos con su hermano muerto, para darle un nombre duradero, y a eso lo llamamos ´amor´. Y ahora leamos a medida que la historia continúa.

El siguiente verso, vathi Sarai akarah: ein lah valed: “Pero Sarai era infértil, no podía tener hijos”. Ahora entendemos lo que ese verso está haciendo allí. Dice que mientras que Najor y Milca, pudieron haber tenido éxito en tener un hijo, Avram y Sarai no pudieron. Y, por lo tanto, aunque fue un buen intento para Avram, todas tus mejores intenciones no dieron fruto en el mundo práctico real. No has logrado construir un nombre para tu hermano, para ayudar a perpetuar su legado. Y luego, Avram emprende un viaje, un viaje con su padre, con Sarai, emprenden camino hacia Canaan a lo que sabemos que se convertiría en la Tierra Prometida.

Quiero sugerir que hay dos viajes aquí; uno tal vez una metáfora para el otro. Hay un viaje externo, el viaje a la Tierra Prometida, pero que refleja un viaje interno; el viaje del amor, el viaje para ayudar a tu hermano. Es una búsqueda que animará la vida de Avram. ¿Alguna vez cumplirá el sueño de ayudar a llevar el legado de su hermano? Partieron en esta búsqueda a la tierra de Canaán, pero luego sucede algo funesto. Llegan hasta Jaran y se detienen. Simplemente no paran a la media noche, vayeshvu sham– “se establecen allí”. “Se instalaron allí” significa que la búsqueda se ha esfumado. Han abandonado la búsqueda. Ahora están en Jaran, aquí es donde montan una tienda de campaña. Canaan es solo un recuerdo lejano. ¿Hay algo funesto aquí? Recuerde, esta es la segunda vez que aparece vayeshvu sham, “y se establecieron allí”. ¿Dónde está la primera vayeshvu sham? En la Torre, cuando los constructores de la Torre se establecieron allí. Estamos escuchando ecos de la Torre en la historia de Avram, como para decir que la pregunta que ahora enfrenta Avram de alguna manera es: “¿me convertiré en un constructor de Torres? ¿Voy a abandonar la búsqueda de Canaán y con ello, la búsqueda para ayudar a mi hermano?”

¿Qué desafío enfrenta un hombre cuando intenta hacer algo altruista? Se casó con la hija huérfana de su hermano, trató de cuidarla, intentó tener un hijo con ella que pudiera mantener vivo el nombre de su hermano, pero no funcionó, no pudo tener hijos. Y pasan los años y todavía no puede tener hijos, y aún pasan más y mas años. ¿Qué desafío, con qué preguntas te enfrentas ahora? Si eres Avram, la pregunta que se mueve en tu mente es: “es muy agradable intentar tener un hijo para ayudar a mi hermano, pero en cierto punto, un hombre tiene que preocuparse por su propio legado, ¿verdad?” Un hombre tiene que preocuparse por su propio legado, ese es el lenguaje de la construcción de Torres. ¿Se quedará con Sarai? Tal vez abandones a la hija huérfana de tu hermano. Tal vez es hora de preocuparse por su propio legado. Y en ese momento, Di-s interviene. Vayomer Hashem el-Avram – “Y Di-s se le apareció a Avram y le dijo: no, no, no”, lej leja – “Me gusta la búsqueda, me gusta el viaje. Continúa yendo hacia Canaán”. El-haaretz asher areja – “a la tierra a la que comenzaste a ir, la tierra que te voy a mostrar. El lugar donde construirás una nación”. V’e’escha legoy gadol – “Te haré una gran nación, te bendeciré”, vaagedlah shemeja – “Haré que tu nombre sea grandioso”. Haré que tu nombre sea grandioso, ecos de la Torre una vez más. La historia de la Torre crea tanto la necesidad de Avram, como el desafío: la razón por la que podría fallar.

 

Primero, la necesidad de Avram. Di-s, al crear a la humanidad, ha buscado una relación con todos. Fue posible en los días de Adán, fue posible en los días de Noaj. Pero después de la Torre, ya no era posible. La humanidad se había fragmentado en diferentes pueblos con diferentes culturas y diferentes idiomas y en ese punto, Di-s necesitaba tomar un fragmento; una familia, y comenzar a desarrollar una relación con ellos y a trabajar para seleccionar a una persona que pudiera formar una familia dedicada a difundir el nombre de Di-s en el mundo. Pero si la Torre crea la necesidad de un Avraham, también crea la razón por la cual un Avraham podría fallar, porque ¿qué mostró la Torre? Mostró la propensión de los hombres a involucrarse narcisísticamente en la perpetuación de su propio legado privado.

¿Qué pasa si eliges a alguien y dijiste: “ustedes son especiales. Ustedes van a difundir mi nombre”. Y, finalmente, esa familia crece, y se dijeron a sí mismos: “somos especiales, míranos. Di-s nos ama más. Se trata de nosotros, se trata de mí”, entonces el plan fracasa. La familia se rindió a la ilusión de los constructores de Torres. Han intercambiado la misión de llevar el nombre de Di-s al mundo con el engrandecimiento de su propio nombre. Entonces, con ese peligro, si estás en la posición de Di-s, ¿a quién vas a elegir? Apostarás a alguien que tenga comienzos de una trayectoria fiable.

Avram había definido un sueño, un sueño para dedicar su propia capacidad creativa para tener un hijo con el legado de otra persona. Y Di-s dijo: “Tal vez puedas ser el que perpetúe mi legado en el mundo. Me gusta la búsqueda. Continúa”. Avram comienza a caminar por la tierra, y mientras lo hace, él construye altares, altares de piedra, altares para Di-s; pequeñas Torres. Un constructor de Torres, encaprichado con su propia creatividad, construye enormes Torres con monumentos de ladrillo para sí mismos. Los altares en piedra, hechos del matetrial de Di-s, serían altares para Di-s. Y mientras Avram construye su segundo altar, vayikra beshem Hashem – “él clama en el nombre de Di-s”. Se trata del nombre de Di-s, no de mi nombre privado. Cuando Avram construye estos altares, ¿dónde vive? Bayit Ohelo– “vive en una tienda de campaña”. Su habitación es temporal; los altares para Di-s, son las cosas que son para siempre.

Hemos comenzado a avanzar en la comprensión del prólogo de Avram, pero para ver realmente su significado, debemos abrir aún más el zoom el lente, porque si miramos con cuidado, más atrás en la historia bíblica, nos daremos cuenta de que la historia que acabamos de ver de Teraj y sus tres hijos ya pasó antes. Todo lo que hemos visto hasta ahora es un eco de otra historia; una historia que sucedió diez generaciones antes de esto. Veamos esa historia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *